Mi hijo viajero

A sudamérica con mi Hijo viajero

Como los huertos de «La Casa de Paja» siguen su plácido avance otoñal y no requieren muchos cuidados me voy  a Sudamérica a seguir los pasos del Che en su viaje iniciático por los países del cono sur. Realizado, una vez terminada la carrera de medicina, en compañía de un buen amigo y colega. Viaje que, por todo lo que desfiló ante sus ojos,  le convirtió en revolucionario y del que nunca volvió.

img-20161113-wa0000

Bueno la verdad es que yo no voy a viajar por esos países maravillosos, pero el que si lo está haciendo es mi hijo mayor que, al igual que el prota de este relato, una vez terminada la carrera de Ciencias Físicas decidió tomarse un año libre y anda desde hace un tiempo recorriendo con su mochila los paises andinos.

img-20161113-wa0009

Como estoy lleno de envidia por no estar en su lugar y además estoy lleno de orgullo por lo grande que es, de vez en cuando iré contando por donde está y lo que hace. Estas tres fotos son del sur de Bolivia, de la región de Potosí.

A él no le he dicho nada de que voy a hacer esto, igual no le mola…

Perú

img-20161113-wa0008

Mi hijo viajero

Después de casi un mes por Bolivia pasó a Perú y sobre todo se dedicó a conocer los Andes ya que la capital y la costa no le gustaron demasiado. Pasó casi todo el tiempo el tiempo en Cuzco desde donde preparaba las incursiones a la montaña. Las visitas a Machu Pichu están en manos de empresas privadas que aprovechan la dificultad  de su acceso para cobrar unos precios muy altos por el desplazamiento y las visitas.

Esto influyó decisivamente para decidir que su objetivo iba a ser otro y con un amigo hicieron un viaje a pie buscando otra ciudad parecida a Machu Pichu  pero sin desenterrar en su totalidad que encontraron y disfrutaron después de cinco días de marcha.

Leave a Reply

Your email address will not be published.