LAS HABAS

Una de las plantas que más éxito tienen en el huerto de otoño, que más se planta ya que a mucha gente le gusta su sabor y que además nitrogena  la tierra donde se pone dejándola en perfectas condiciones para la plantación de primavera  es el haba .

habas unhuertoenmibalcon

. Normalmente se siembran entre agosto y noviembre, pero también se puede extender un poco más. En” La Casa de Paja” lo hacemos desde finales de septiembre a finales de octubre pues antes aún hace calor y si lo hacemos más tarde no llegan fuertes para afrontar lo duro del invierno.  Antes de sembrarlas es conveniente dejar la simiente (haba) 24 horas a remojo, con lo que aumentará la velocidad de germinación.

Resultado de imagen de habas cultivo

Como la semilla es grande, la siembra directa se hace “a golpes”, es decir, se deposita más de una semilla por agujero. Concretamente, en cada uno de los agujeros, separados 40 cm entre sí y de 3-5 cm de profundidad, se ponen 3 semillas, que germinarán a los 8-10 días.Tras el aclareo, dejando una planta por hoyo, a medida que crecen es necesario calzar las plantas, acumulando tierra alrededor del tallo, para darle más estabilidad y favorecer el desarrollo de nuevas raíces al aportarle más nutrientes.Una azada es ideal para realizar la labor, y así aprovechas para quitar de en medio algunas malas hierbas que crezcan y dificulten el desarrollo de nuestras habas.

Cuando riegues las habas, procura evitar mojar el tallo, porque tiende a aparecer hongos y si seguimos mojándolo puede llegar a pudrirse con facilidad.Hay que tener especial atención al drenaje del suelo, puesto que las habas no soportan los suelos encharcados, más bien los prefieren secos que filtren bien el agua. Pero ojo, no confundamos las características del suelo con las necesidades de riego,  En cuanto a eso, más vale exceso que defecto de agua, ya que suelen ser bastante sensibles a la falta de riego. En definitiva, quieren la tierra húmeda pero nunca que se quede encharcada en la superficie.

habas fruto unhuertoenmibalcon

A los 3-4 meses de la siembra, se recolectan las vainas verdes empezando por las inferiores, ya que son las primeras en madurar. Produce unas 10 vainas por planta,más o menos, que no todas son igual de fértiles.

Las habas se pueden consumir en verde, recogiendo las vainas pequeñas y cociéndolas, pero también se pueden dejar secar en la mata y recogerlas con la vaina seca, que se guardan para el invierno para consumirlas en grano.

En el cultivo ecológico de habas podemos encontrar algunos problemas, no son muchos pero son frecuentes, sobre todo los pulgones, por lo que conviene de antemano conocerlos para tratarlos en cuanto aparezcan.

Es una planta muy propensa al pulgón negro, que constituye la plaga más habitual de las habas y se localiza en la parte superior de la planta. Si la plaga es abundante se pueden controlar con insecticidas a base de jabón de potasa.

El mildiu y la roya aparecen tras época de lluvias o por exceso de agua de riego. Pueden controlarse con fungicidas ecológicos como el sulfato de cobre.

De todos estos productos os podéis proveer en” La Casa de Paja”, además del fumigador para aplicarlo por igual a todas las zonas del haba infectada y de las que no para que no se contagien, a un precio ajustadísimo, casi de risa.

Pues eso a comer habas como locos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.